Painefilú avanza en la ejecución de su obra de abastecimiento de agua

0
139

Con el desembolso de cuatro millones de pesos que favorecerán el avance del proyecto, se inició en la provincia la segunda etapa del programa Pisear.

Neuquén inició la segunda etapa del Proyecto de Inclusión Socio-Económica en Áreas Rurales (Pisear), y es la primera provincia en lograrlo gracias a una buena administración y ejecución previa en proyectos de este tipo.

Lo hizo con el desembolso de cuatro millones de pesos que favorecerán el avance de la segunda etapa del proyecto “Abastecimiento de agua a los parajes Pampa del Malleo y Huilqui Menuco de la Comunidad Mapuche Painefilú”. Beneficia a 61 familias de la comunidad, además de dos escuelas, dos postas sanitarias, un salón comunitario y una cooperativa de trabajo.

Este financiamiento se aprobó al finalizar el año pasado, en un Comité de Evaluación Provincial y en el marco de la adenda al convenio de financiamiento con el Banco Mundial, que contempla nuevos recursos por un total de 5,2 millones de dólares para el desarrollo rural neuquino.

“El proyecto de Painefilú se trabaja junto a técnicos de la subsecretaría de Producción y de la secretaría de Desarrollo Territorial y Ambiente. Contempla la instalación de un sistema de tuberías de conducción y distribución de aproximadamente 34 kilómetros, ocho sistemas de bombeo, cinco tanques con sistema de almacenamiento y siete tanques para almacenamiento y rebombeo, además de los componentes necesarios, para el abastecimiento de agua para consumo de las familias y la producción agropecuaria”, expresó la subsecretaria de Producción, Amalia Sapag.

“También es importante destacar el uso de energía solar para todo el sistema de bombeo, que ya se vino aplicando en numerosos proyectos”, agregó.

El monto aprobado para ambas etapas asciende a los 12.989.068 pesos. Se trata del proyecto más grande que se puso a consideración del Comité de Evaluación de Proyectos para el desarrollo rural. Tiene un gran acompañamiento de técnicos especializados en sistemas de agua y también requiere de un gran aporte de trabajo por parte de los integrantes de la comunidad como contraparte y compromiso para capacitarse en el mantenimiento de la obra, ya que todos los sistemas que incluyen serán operados por ellos una vez en funcionamiento.

La comunidad está dividida en cuatro parajes, cercanos a la localidad de Junín de los Andes, entre los que viven alrededor de 700 personas.

Miguel Painefilú, su lonco, contó que “fueron buscando jóvenes e interesados en participar, se armaron grupos de trabajo y esto implicó una gran organización de la comunidad. Es interesante y como comunidad nos está sirviendo mucho”.

En esta segunda etapa de Pisear, el financiamiento del Banco Mundial corresponderá a la provincia.

Deja un comentario