Forrajes: Desde la capital al cruce de los ríos Varvarco y Neuquén

0
65

Los fardos de pasto se adquieren en un alto porcentaje en los departamentos Confluencia o Añelo y desde allí son trasladados a distintas localidades del interior de la provincia.

El plan forraje que lleva  adelante el gobierno provincial llega a los puntos más alejados del interior, en un trabajo coordinado entre la provincia, las entidades rurales y los crianceros.

El secretario del Interior y Gobiernos Locales, Osvaldo Llancafilo, explicó que el operativo especial de refuerzo de forraje luego del temporal  se realiza a partir de una decisión del gobernador Omar Gutiérrez y se desarrolla a través del Ministerio de Producción, Desarrollo Territorial y Ambiente y la Secretaría del Interior y Gobiernos Locales. La distribución se coordina con los municipios, comisiones de fomento, asociaciones de fomento rural y referentes de las  zonas rurales y comunidades.

Llancafilo explicó que «el dispositivo deja experiencias como la de un criancero que vive al pie de la Cordillera del Viento cerca del cruce de los ríos Varvarco y Neuquén, que se dedica a la cría de chivas y ovejas; hasta allí llegó el operativo de asistencia en forraje a través de la comisión de fomento. El criancero cruzó 3 veces a caballo el Río Neuquén para el traslado de los fardos de pasto».

Gastón Fuentes, presidente de la comisión de fomento Varvarco junto al equipo comunal han desplegado el trabajo territorial durante la pandemia a partir de conocer las necesidades de los habitantes y las actividades productivas que los sustenta, además de las dificultades del traslado producto del relieve y la naturaleza del norte neuquino.

Una de las tantas situaciones especiales se dio en la localidad de Varvarco, donde los fardos recorrieron casi 520 kilómetros desde la capital neuquina para llegar a los pies de la Cordillera del Viento.

Allí los operarios comunitarios que reparten los fardos de pasto, desafían la naturaleza al avanzar sobre la lluvia y los metros de nieve acumulados. Sin embargo la asistencia a un poblador que vive en una zona rodeada por el Río Neuquén y el Río Varvarco implicó una coordinación más compleja.

Es clave el servicio de telefonía celular 4G, esa gestión genera facilidades para la comunicación entre los pobladores,  para los trámites externos y para achicar las distancias.

“Él es un criancero, tiene chivas, ovejas y caballos. Él no sabe leer ni escribir, pero en su teléfono nos tiene marcado, entonces nos llama y coordinamos para dejar los fardos. El encuentro se realizó en el río Neuquén porque le queda más cerca de su vivienda, que por el río Varvarco” indicó Gastón Fuentes.

Mediante la coordinación de los operarios comunales con el poblador, se arregló la entrega de fardos de pasto para alimentar a sus animales. El encuentro se pautó a 1 km de distancia de la vivienda del criancero, del otro lado del Río Neuquén. Por esta razón el poblador tuvo que realizar tres cruces del río con sus caballos cargados para poder llevar los fardos a su vivienda.

“Ahora el río está un poco crecido por la nevada, pero pudo cruzar la carga con sus caballos” indicó el presidente comunal.

El poblador asistido vive a 5 km de la localidad de Varvarco y el trabajo de los empleados comunales es el último eslabón de una cadena de articulaciones que tiene como objetivo asistir a los habitantes en todo el territorio de la Provincia de Neuquén.

Deja un comentario