Exitosa primera Jornada de Inspiración para emprendedoras

0
29

La iniciativa mostró las historias de cuatro oradoras que transitan con sus emprendimientos distintos desafíos y quisieron dejar en las demás un mensaje esperanzador. Se trata de la primera instancia de una serie de jornadas.

Los ministerios de Producción e Industria y de Ciudadanía reunieron a más de 55 mujeres emprendedoras para inspirarse, nutrirse y formar redes de colaboración en un encuentro virtual que duró unas dos horas.

Esta iniciativa, promovida por el Centro de Desarrollo Económico de la Mujer (Cedem), dependiente del ministerio de Producción e Industria y NQNLab, del ministerio de Ciudadanía, bajo el sello #InspirACCIÓN, mostró las historias de cuatro oradoras que transitan con sus emprendimientos distintos desafíos y quisieron dejar en las demás un mensaje esperanzador en relación con sus “exitosos fracasos” como parte del recorrido y como factores de impulso para revertirlos y seguir adelante.

“Esta jornada es un disparador para trabajar con emprendedoras neuquinas y queríamos aprovechar la virtualidad para convocar a emprendedoras de toda la provincia y fuera de estos puntos también”, expresó la titular del Centro de Desarrollo Económico de la Mujer (Cedem) y coordinadora del ministerio de Producción e Industria, Anabel Lucero Idizarri.

“Desde el Cedem buscamos acompañar a las emprendedoras para capacitarlas, y ayudarlas a formar redes y vínculos”, agregó y destacó que “los fracasos son los que les van a dar los grandes aprendizajes en el camino de crecimiento y desarrollo de un emprendimiento”.

Manifestó que “quedamos atentos y atentas a detectar sus necesidades y cómo podemos acompañarlas generando lo que crean necesario para empoderar y consolidar sus proyectos, ayudándose mutuamente”.

A su vez, el ministro de Producción e Industria, Facundo López Raggi, indicó que “emprender en tiempos de crisis algunas veces representa desafíos distintos a los tiempos comunes”. Aseguró que “Neuquén pretende tener una economía dinámica, que se da por la propia evolución de los emprendimientos”.

Remarcó que “innovar no solamente es crear algo nuevo o desde cero, sino mejorar teniendo la filosofía que permita la mejora continua” y aseguró que “desde este ministerio, junto a Cedem y Centro Pyme-Adeneu, seguimos acompañando todas las instancias del proceso emprendedor”.

“Saber sobrevivir ante las circunstancias que se nos presentan es el espíritu del emprendedor”, remarcó.

El ministro de Ciudadanía, Ricardo Corradi Diez, manifestó que venía “de firmar un convenio con intendentes, para trabajar en Perspectiva de Género. Para trabajar a la par, de manera igualitaria, generando oportunidad”. Resaltó que “en la provincia hay muchas emprendedoras con diferentes desarrollos e iniciativas y a veces falta esto: generar espacios para interactuar y aprender”.

Invitó “a participar en el desarrollo de políticas públicas para poder construir juntos y juntas según las necesidades, generando las herramientas necesarias para el desarrollo. Hoy comprometerse y participar son las principales acciones que necesitamos”.

Cuatro historias

La jornada se dividió en instancias de “centralización” (sala general) y descentralización (cuatro salas) por donde circularon las oradoras. Las cuatro contaron sus experiencias, poniendo foco en los fracasos que han vivido para lograr hoy un negocio/emprendimiento exitoso.

Abril Ghilini, de Proyecto Barda, se animó a diseñar calzados en un rubro muy masculino y con posibilidades limitadas. Animó a las asistentes a “estudiar, meterse en los temas, y no rendirse”.

Rocío Martínez, quien está dando forma a su emprendimiento que llamará “ROdando”, ofrecerá servicios para asesorar y acompañar procesos de emprendedurismo. Destacó la importancia de “la presencia del otro” para nutrirse en este camino y recordó las palabras de su mamá, que le recordaba que había estudiado abogacía, mientras ella se corría cada vez más hacia sus pasiones (o adaptaba su profesión a ellas).

Cecilia Esandi, de Mobler SRL, aprendió a hacer muebles con la ayuda inicial de su papá, pero después tuvo que hacer crecer sola esa semilla. Destacó que nunca se sintió distinta a los hombres y que “todo depende de cómo una se pare frente a los demás. Todo es cuestión de actitud”. También resaltó la importancia de trabajar en equipo. “Aprendí que el trabajo en equipo es esencial. Todos los días me nutro de las personas que tengo al lado”, dijo.

Gisela Santalucía Rodríguez, una comunicadora que se reinventó en diseñadora textil, contó su experiencia proveniente de Córdoba y Catamarca, donde reside actualmente. Exporta la fibra de vicuña a Italia y transforma la materia prima en productos innovadores con tejidos e hilos de texturas livianas. Su marca es Punna Vicuña. De su recorrido destacó el apoyo de la familia en los cambios que iba decidiendo hacer con su vida, y mostró que nunca tuvo miedo a cambiar. Eso la fue transformando en lo que es hoy.

Deja un comentario