Avanza la ejecución de 20 invernaderos para familias de Manzano Amargo

0
65

Son parte del proyecto Fortalecimiento socio-productivo de las familias socias de la Cooperativa Paraíso del Norte, que financia Pisear mediante la subsecretaría de Producción.

Avanza la ejecución de 20 invernaderos para Manzano Amargo, que son parte del proyecto Fortalecimiento socio-productivo de las familias socias de la Cooperativa Paraíso del Norte, que financia Pisear mediante la subsecretaría de Producción. El objetivo es aumentar los índices de producción actual para poder lograr mayores ingresos a través de la mejora en la calidad de los productos y de la venta de mayores excedentes de producción, apuntando a la diversificación productiva.

La Cooperativa cuenta con 55 socios, quienes tienen como principal actividad la producción ganadera, basándose en la caprina/ovina, y en menor cantidad, la bovina. Como actividad secundaria desarrollan la agrícola, centrada en la producción de hortalizas a nivel familiar y la producción de forraje.

Con un financiamiento de 9.328.874 pesos, esta proyección contempla distintas obras, entre las que están incluidas un invernadero comunitario de 108 metros cuadrados, 250 metros de alambrado tejido romboidal, materiales para terminación de un salón comunitario, construcción de un tinglado, y herramientas para realización de esquila limpia y para construcción.

En cuanto a la inversión para uso predial, incluye 13 cobertizos de 15 por 5 metros, cinco equipos de alambrado eléctricos, 20 invernaderos de 55 metros cuadrados con su sistema de riego por goteo, obras para la captación, conducción y almacenamiento de agua; 13.000 metros de cañería de distintos diámetros, alambrados para huertas y parcelas de forraje, 4.000 metros de alambrado romboidal para protección de cultivos y 5 gallineros. Todo esto se complementa con 11 capacitaciones de temáticas relacionadas.

¿Qué es un invernadero?

Un invernadero es una estructura de madera o metálica, recubierta por materiales translúcidos para conseguir la máxima luminosidad en el interior, disminuir la amplitud térmica natural de los ambientes y brindarles protección a los cultivos ante inclemencias como las bajas temperaturas y los fuertes vientos.

“El objetivo de tener un invernadero es lograr producir verduras en meses donde las temperaturas del ambiente son bajas y no se desarrollarían”, explicó la subsecretaria de Producción, Amalia Sapag.

“Dentro de este invernadero obtendremos unas condiciones artificiales (microclima) que generan a las plantas un mayor crecimiento y productividad, alcanzando la cosecha de verduras en menos tiempo”, amplió.

Por último, indicó que “en la zona donde está ubicado este proyecto, las familias huerteras de la comunidad solo producen en los meses de primavera y verano. Con la instalación de los invernaderos, se pretende que logren seguir produciendo durante los meses de otoño y al comienzo del invierno”.

Pautas para instalar un invernadero

Las variables a analizar al momento de instalar un invernadero son la ubicación, orientación, suelo, drenaje y aireación. Debe estar ubicado en un lugar accesible a la familia y que esté alejado de estructuras o plantas que puedan generar sombra en algún momento del día, o puedan dañar la cubierta. Además, deberá tener acceso al agua de manera segura en cantidad y calidad.

En cuanto a la orientación, es importante registrar la dirección predominante del viento y ubicar el invernadero con la menor resistencia al viento. Debe construirse en la misma dirección, con el fin de permitir que las aperturas para la ventilación estén acordes a la dirección del viento. Cuando es demasiado fuerte se deben ubicar barreras rompevientos naturales (hileras de árboles) o cortinas artificiales (mallas) que disminuyan su velocidad. La orientación de los surcos del cultivo y dentro del invernadero, no debe impedir la circulación del viento dentro de la estructura.

Es de vital importancia que el lugar seleccionado tenga un buen suelo, fértil, y si fue laboreado anteriormente, mejor. Además, el sitio elegido deberá disponer de buen drenaje, con una topografía del terreno plana, o ligera pendiente, pero nunca mayor al 20%.

Se debe ubicar el invernadero en zonas donde exista suficiente ventilación para favorecer la remoción del aire húmedo o caliente desde su interior y de esta manera evitar la alta o baja humedad relativa que favorece el desarrollo de enfermedades, plagas, desórdenes fisiológicos y problemas de calidad y productividad en la planta. Cuando predominan vientos demasiado fuertes, será necesaria la ubicación de barreras vivas para disminuir la velocidad del mismo, pero a una distancia que no genere sombra sobre la estructura.

Deja un comentario