59° aniversario de la creación de la Casa del Neuquén

0
42

Fue creada por Ley Nº 265 en el año 1961 y su primer director fue Julio César Chaneton.

El director de la Casa del Neuquén, Juan Carlos Rivara, expresó este viernes que “en todo el camino institucional recorrido han cambiado y se han ampliado considerablemente también las funciones que el organismo desarrolla, pero sin perder el objetivo en todo este tiempo de ser la representación oficial lo más fidedignamente posible del gobierno de nuestra querida provincia. Es un pedacito de tierra neuquina en la ciudad de Buenos Aires, para los neuquinos, las neuquinas y para todo aquel que lo precise”.

“Actualmente, y durante todo este tiempo de pandemia, la Casa del Neuquén realiza un intenso trabajo de acompañamiento social, mientras que dentro del área de Turismo atiende las consultas referidas a la temporada estival en nuestra provincia”, dijo Rivara.

Un poco de historia

En 1961, la Legislatura de la Provincia del Neuquén sancionó la Ley Nº 265/61, que establecía la creación de la Casa del Neuquén en la Capital Federal, una de cuyas finalidades era “actuar como oficina de enlace entre el Gobierno de la Provincia y las reparticiones nacionales con sede en Capital Federal, a los efectos de agilizar y tramitar gestiones que ante aquellas se interpongan”. Su aniversario se celebra el 4 de diciembre.

Julio César Chaneton, nacido en Neuquén capital, fue el primer director de la Casa del Neuquén, a partir del 1º de junio de 1962 como director interino y, desde el 19 de diciembre de 1962, como director titular.

Su esposa, Renee Susanne Hardy de Chaneton recordaba que Julio “siempre pensó que las casas provinciales en la Capital, eran la ‘embajada’ de cada provincia”. Comenzó por conseguir la autorización para comenzar en la entonces Casa del Chaco, que funcionaba en la calle Callao, que prestó un espacio para empezar la Casa de Neuquén.

Más tarde, inició la búsqueda de un local exclusivo en una zona bien céntrica que contemplaba y cumplía con los requisitos pensados para tal fin.

Deja un comentario