Salud invirtió en la compra de equipamiento para el tratamiento de patologías de la piel

0
61

Se invirtieron casi tres millones de pesos para el nuevo equipamiento, que se utiliza para las técnicas de Mohs y de Inmunofluoresencia.

El servicio de Anatomía Patológica del hospital Provincial Neuquén (HPN) cuenta con un nuevo criostato. La adquisición fue hecha a través del ministerio de Salud con una inversión de 2.790.000 pesos. Este dispositivo se utiliza para mantener muy bajas temperaturas y congelar rápidamente muestras montadas dentro del mismo. Se utiliza principalmente para dos técnicas: de Mohs y de Inmunofluorescencia.

“Estamos felices por la llegada del criostato, es el único que hay en nuestra provincia”, señaló María Mac Donnell, jefa del servicio de Anatomía Patológica del HPN y agregó que “el que se venía usando tuvo que ser enviado a reparación porque no estaba funcionando correctamente”.

Indicó que “el uso principal del criostato es para las muestras que tienen que ser evaluadas congeladas, por ejemplo cuando se necesita un diagnóstico rápido como es en el caso de la técnica quirúrgica de Mohs, donde el cirujano extrae un fragmento de piel con un tumor”. Mac Donnell explicó que “la muestra que llega a anatomía patológica se congela, se corta en el criostato con cortes bien delgados y se mira en el microscopio y se hace el diagnóstico en el momento de la cirugía”.

La jefa del servicio comentó que “los tumores necesitan ser resecados en su totalidad, en zonas donde no hay mucho tejido para extraer las muestras, como en la cara, alrededor de los ojos, de la nariz, de la boca, donde hay que economizar piel, lo que se busca es evaluar el margen por donde pasa el cirujano y constatar que no haya quedado tumor, lo importante es sacarlo todo”.

“Siempre trabajamos en forma coordinada con el servicio de Cirugía, a través de la doctora María Eva Carlini, que tomó la iniciativa de aprender y hacerse cargo de esto” destacó y agregó que “antes se derivaban los pacientes a Buenos Aires o Bariloche”.

El criostato, que fue incorporado la semana pasada y comenzó a funcionar este lunes, tiene además otro uso: la técnica de inmunofluorescencia. “Se utiliza para congelar y cortar algunos tejidos que son utilizados a posteriori, son las biopsias de riñón y de piel, esa técnica requiere que la muestra esté en fresco y se realiza un corte bien delgado y queda preparado para la inmunofluorescencia, eso es importante para el diagnóstico de glomerulopatías y ahora sobre todo en el contexto de los trasplantes renales”, precisó Mac Donnel.

En este sentido, destacó que el hospital Castro Rendón “es el único centro en la Patagonia que practica esa técnica, por lo que nos mandan muestras de Río Negro y clínicas privadas de esa provincia y de Neuquén”.

Para la utilización del  nuevo criostato se capacitaron los histotécnicos y una médica patóloga en el Instituto Fleming de Buenos Aires.

El servicio de Anatomía Patológica

En Salud Pública el servicio de Anatomía Patológica del hospital Castro Rendón es el único en la provincia del Neuquén. Está dividido en diferentes sectores: en el área administrativa trabajan seis agentes (divididas entre los que reciben test de VPH y PAP y los que se hacen cargo de las biopsias), mientras que en el sector histotécnico trabajan siete técnicos que realizan el procesado de las muestras de biopsias y además son los encargados de realizar las técnicas de Inmunofluorescencia, de Mohs y de Inmunohistoquímica.

Otro sector es el de Citología, donde trabajan cuatro técnicos que son los encargados de hacer el test de VPH y mirar los PAP; en el sector médico desarrollan tareas ocho anatomopatólogos que abarcan todas las áreas de la patología. También cuenta con cinco residentes capacitándose y cinco personas que trabajan como auxiliares de anatomía patológica y morgue, que están encargados de la entrega y recepción de cadáveres y además archivo de material y limpieza de frascos.

Deja un comentario