Semana Santa y un recorrido por la Ruta de la Fe que incluye a Cutral-Có con el cristo

0
40

La provincia del Neuquén se presenta como una de las opciones más significativas en Turismo Religioso en los próximos días. Los distintos circuitos y corredores se combinan con la cultura Mapuche y la extraordinaria naturaleza de los destinos, que nos invita a disfrutar de esta conmemoración del 1 al 4 de abril.

La Ruta de la Fe en la provincia del Neuquén se encuentra integrada por celebraciones y sitios de interés religioso, vinculados en su mayoría con la fe católica. La Ruta propone una inmersión en las distintas identidades, costumbres y significados, a través de las expresiones de fe y devoción.

Las localidades que la componen de norte a sur de la provincia son:Las Ovejas; Huinganco; Barrancas; Buta Ranquil; Chos Malal; Zapala; Cutral-Có; Junín de los Andes; Villa La Angostura y Neuquén Capital.

La primera localidad para conocer es Las Ovejas, ubicada al norte de la provincia es reconocida a nivel nacional e internacional por la conmemoración al Santo San Sebastián. Esta celebración tiene sus orígenes en la República de Chile, pero con el paso del tiempo y el intercambio cultural entre los pobladores de ambas regiones se fue popularizando y arraigando en la localidad neuquina. En la actualidad, las actividades comienzan el 11 de enero y finalizan el 20 del mismo mes, con una agenda de carácter religioso y cultural en homenaje al Santo con una misa principal en la parroquia “San Sebastián”.

Esta celebración tiene un gran componente de identidad regional. Durante los días previos, vecinos de la región se acercan al predio ubicado a la entrada de la localidad, situado sobre la Ruta Provincial 43, a ofrendar y acondicionar el sitio donde se realizará la celebración.

 La experiencia de participar de esta festividad conmueve por la diversidad de expresiones utilizadas para agradecer y pedir al Santo por sus intercesiones. Muchos acceden a pie después de varios días de caminata y kilómetros recorridos. La celebración culmina con una gran fiesta, en la cual se pueden disfrutar las tradiciones regionales, se comparten distintas comidas típicas como el infaltable chivito al asador, y danzas folklóricas, al calor de la cultura popular. Es un ritual cargado de gestos de devoción que dejan entrever el fuerte lazo de hermandad que existe entre los pueblos argentino y chileno.

Otra localidad que integra esta ruta es Huinganco, donde cada 11 de febrero se realiza la Veneración a la Virgen de Lourdes, patrona de los enfermos y referente de los crianceros. Aquí se realiza una cabalgata de 110 kilómetros en su honor, comunicando Huinganco con Ailinco. La cabalgata pasa por lugares tales como Butalón Norte, Varvarco, Los Bolillos, atravesando la majestuosidad de la Cordillera del Viento.

Al transitar la Ruta Nacional 40 hacia el sur, se pueden apreciar los paisajes naturales que agregan al recorrido una sensación de inspiración y disfrute en el entorno, motivando a los visitantes a continuar este trayecto por la Ruta de la Fe, cargándose de sensaciones y emociones únicas.

Tras recorrer aproximadamente 230 kilómetros se llega a Zapala, ubicada en el centro de la provincia. Aquí es fuerte la impronta de San Cayetano, quien todos los 7 de agosto es conmemorado por miles de fieles que se acercan de toda la provincia y desde Chile a rendirle homenaje. Durante esta jornada se puede disfrutar de la misa principal a cargo del obispo del Neuquén, cabalgatas, danzas folklóricas y el tradicional almuerzo campestre. Próximamente, la localidad contará con el Parque San Cayetano en homenaje al santo patrono del trabajo. Otros atractivos dignos de visitar son el Cristo Rey, ubicado en la entrada de la ciudad, y la Virgen del Manzano, los cuales son conmemorados por fieles durante Semana Santa y diciembre, respectivamente.

En la confluencia de los ríos Limay y Neuquén (este), la puerta de entrada a la Ruta de la Fe es la propia capital provincial: Neuquén, aquí se puede visitar la Catedral María Auxiliadora ubicada en Avenida Argentina 150. La misma fue construida en distintas etapas, desde la llegada del primer obispo Don Jaime de Nevares, quien fuera un notable religioso histórico de la región por su obra de fe, defensor de las huelgas obreras en El Chocón a fines de la década de 1960, fundador de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos y a posteriori del Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos en plena dictadura cívica militar, entre otras acciones.

La estructura eclesiástica, posee un estilo neogótico, con tres naves en forma de crucería, una central y dos laterales. Fue construida en ladrillos, con aberturas ojivales que se repiten en la fachada y en el interior del templo. Dentro se encuentran vitrales de gran belleza y colorido que relatan los misterios de la Iglesia, un techo artesanal de madera de raulí, pisos de porcelanato y cerámica, y un Cristo tallado en madera. En la nave lateral izquierda se hallan los restos de De Nevares, quien durante treinta años estuvo al frente de la Iglesia.

Junto a la catedral, se ubica la Capilla de Nuestra Señora de los Dolores que constituye el primer antecedente religioso de la capital neuquina. La misma fue inaugurada a principios de siglo en el año 1907, por la organización de los misioneros salesianos y lleva el nombre en honor a Dolores Palmes de Gómez, quien fue la benefactora de la construcción del edificio. La fachada es ecléctica y se mantiene original, con elementos renacentistas y fue declarada Monumento Histórico de la ciudad de Neuquén. También las aberturas y los pisos del interior se conservan desde su creación. Actualmente funciona una librería católica y santería cristiana.

Continuando por Ruta Nacional 22 hacia el oeste, se encuentra Cutral Có. Esta ciudad relevancia por su desarrollo petrolero sorprende a los visitantes con una escultura de Cristo ubicada a la vera de la ruta, cuyo autor es el artista local, Aldo Beroisa. La misma fue inaugurada en 2013 y presenta dos características principales: por un lado el Cristo está inclinado expresando su proximidad a las personas que por allí pasan, y por otro, su mirada se dirige a las mismas. El paseo, además, consta de varias imágenes del Vía Crucis y una bicisenda que une Cutral-Có y Plaza Huincul, ideal para la práctica de actividades físicas y recreativas.

De viaje hacia el sur de la provincia, se encuentra Junín de los Andes, una localidad cordillerana que con su hermoso paisaje invita a disfrutar de la naturaleza y la cultura del lugar durante todo el año. Es un entorno ideal para vivir la mixtura entre la cultura Mapuche y la criolla, en sus expresiones artísticas, en sus calles, y en con su gente, donde la Fe se hace sentir en cada rincón. “Junín”, como se dice en la región, nos invita a encontrarnos de tres maneras diferentes: con Dios, con el otro y con nosotros mismos.

Aquí se encuentra el Parque Vía Christi, un lugar mágico, lleno de paz, donde el cantar de los pájaros, la brisa fresca de la montaña y el inconfundible olor a bosque, nos invitan a tomarnos unas horas de descanso, encuentro y contemplación.

Con sus 24 estaciones, este maravilloso lugar nos da a conocer la historia de Jesús de una manera diferente. La mezcla de conceptos entre la cultura mapuche, la sociedad actual y la historia de Jesús, hace que esta obra escultórica del artista Alejandro Santana sea tan impactante como apasionante siendo coronada por el Cristo Luz, obra realizada completamente con hierro y vidrio. Además alberga en su interior una pequeña capilla, un espacio de reflexión, peregrinación y oración, y puede apreciarse desde varios kilómetros antes de ingresar a la localidad por la Ruta Nacional 40. Durante Semana Santa, se realiza una peregrinación de fieles desde el centro de la localidad hasta el parque para conmemorar la fecha.

Otros atractivos que se pueden visitar y que forman parte de la Ruta, son el Santuario a la Beata Laura Vicuña ubicado en el centro de Junín, la Iglesia Paimún y el Santuario al Beato Ceferino Namuncurá ubicado a 60 kilómetros de la loclaidad en el paraje San Ignacio, representado a través de un Cultrum de maderas con vitreaux. Allí se albergan los restos de Ceferino Namuncurá conocido como el Santo Patagónico, en su homenaje. En el mes de noviembre se reúnen miles de fieles para rendirle homenaje.

En virtud de la importancia religiosa compartida entre Junín de los Andes y las localidades chilenas de Curarrehue, Pucón, Freire y Villarrica (asociadas al legado patrimonial del Padre Pancho), se creó la Ruta Binacional de la Fe, que une atractivos argentinos y chilenos a través del Paso Internacional Mamuil Malal.

Por último, en Villa La Angostura se pueden visitar la Capilla Nuestra Señora de la Asunción y la Capilla de la Virgen Niña. La primera fue construida en 1936 por el arquitecto Alejandro Bustillo. Está compuesta por una sola nave rectangular, con una superficie de 98 m2, confeccionada en piedra, madera, mampostería de ladrillo y techos a dos aguas con tejuelas de ciprés. Se destacan su araña central, sus pintorescos vitraux y vía crucis hechos en pequeños paneles de cerámica. La capilla se ve estilizada por el campanario, cuya forma puntiaguda armoniza el edificio con los bosques de pinos y cipreses que la rodean.

En un principio dependía de la Parroquia Asunción Inmaculada de Bariloche y desde allí llegaba el Padre Micher a oficiar las misas y todos los sacramentos. Este sacerdote es el protagonista de muchas anécdotas de la época; actualmente es recordado con mucho cariño por la comunidad de Villa la Angostura, cuyos paisajes solía pintar en óleo.

Posteriormente, la capilla pasó a depender de la Parroquia de San Martín de los Andes, hasta el año 1967 en que se creó la Parroquia cargo del Padre Bedmar.

La segunda se encuentra detrás de la Plaza San Martín, y fue denominada Capilla de la Virgen Niña por el trágico fallecimiento de la niña Diana Bortot, quien se ahogó en la Laguna Verde el 3 de febrero de 1962. En su memoria sus padres decidieron levantar una capilla en El Cruce. El 26 de marzo de ese año el Obispo Jaime de Nevares colocó la piedra fundamental de la obra y se trasladaron los restos de la niña a la cripta de la capilla. Los planos del edificio fueron firmados por el arquitecto Luis Plez. El 3 de febrero de 1963 se celebró la primera misa en la Capilla de la Virgen Niña, congregación a la cual pertenecía el colegio donde estudiaba la pequeña.

La fe y la devoción entrelazadas en búsqueda de nuevas experiencias, hacen de esta Ruta la oportunidad de conocer celebraciones y sitios de interés religioso que conforman  costumbres y tradiciones significativas en la cultura de la Provincia del Neuquén, donde la comunidad local a través de sus ceremonias, devociones, ofrendas, comidas, bailes y danzas rinden culto a los santos patronos de la comunidad cristiana y a la madre tierra de la cultura Mapuche.

Deja un comentario