Productores neuquinos de frutos secos suman tecnología para mejorar la calidad

0
35

Los establecimientos neuquinos dedicados a la producción de nueces y almendras apuestan a agregar tecnología y a ampliar la superficie productiva. El acompañamiento técnico y financiamiento del Centro PyME-ADENEU es clave en la realización de las inversiones privadas.

Los productores neuquinos de frutos secos han sumado tecnología de post cosecha para la presente temporada. Se trata de despelonadoras, tanto para nueces como para almendras, y hornos secadores. La maquinaria permite mantener la calidad de la fruta durante su conservación y aumentar la rentabilidad de pequeñas superficies, extendiendo la ventana también para los mercados externos.

Desde el Centro PyME-ADENEU, organismo dependiente del Ministerio de Producción e Industria se brinda asesoramiento personalizado a 27 establecimientos de Senillosa, Plottier, Neuquén capital, Centenario, Añelo, San Patricio del Chañar y Vista Alegre. Para la actual temporada, se otorgó financiamiento a 5 productores, quienes adquirieron un total de 3 despelonadoras de nueces, 2 despelonadoras de almendras, un horno secador de aire forzado y una noria transportadora.

La adquisición de tecnología se explica en la madurez de los cultivos y en el momento en el que alcanzan el máximo potencial productivo. Hace más de una década, Neuquén impulsó la implantación de frutos secos en el marco de una política de ampliación de la matriz económica. Dichos montes frutales están alcanzando hoy su techo productivo.

Este año, y en igual medida que en el 2020, se sumarán poco más de 17 hectáreas, principalmente de almendros. Alejandro García, referente de frutos secos de Centro PyME-ADENEU destacó que “las inversiones en implantación las asumen los productores mayoritariamente, pero con un componente importante de asistencia técnica por parte de la agencia, lo cual permite la simbiosis necesaria para el desarrollo de la inversión”.

Desde la agencia se encuentra vigente una línea de financiamiento de hasta un millón de pesos para implantación y tecnificación. El retorno de las inversiones se estima para el cuarto año, en el caso de la almendra, y en la sexta temporada en lo que respecta a nueces.

En 2020, la provincia superó las 450 hectáreas implantadas con frutos secos. La mayor superficie se encuentra destinada a nogales y en segunda medida a los almendros, aunque este último cultivo cuenta con un incremento sostenido en el último período.

El volumen de producción de nueces permitió hace tres años la apertura de mercados externos, con la experiencia de envíos directos desde Neuquén hacia Europa y Emiratos Árabes. Desde Centro PyME-ADENEU se acompañó a productores de Neuquén, Río Negro y La Pampa para la conformación en 2018 de un grupo exportador. La primera experiencia se realizó en 2019 con el envío al exterior de 100 toneladas de nueces.

Deja un comentario