El Bolsón: Planifican la restauración de bosques incendiados

0
74

Especialistas del INTA trabajan en estrategias para recuperar las zonas afectadas.

Desde enero de 2021, unas 10 mil hectáreas de bosques patagónicos en Río Negro y Chubut fueron afectadas por los focos de incendios. Aunque los especialistas estiman que recuperar esos ecosistemas naturales pude demorar varios años, desde el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) indican que es preciso avanzar en una restauración pasiva y diseñar un plan estratégico para la recuperación del bosque.

El efecto de estos incendios provoca grandes pérdidas y agudiza los procesos de degradación de esos ambientes. Especialistas del grupo de ecología forestal del INTA Bariloche aclaran que la recuperación de los ecosistemas puede demandar décadas, aunque existe una ventana ecológica en los dos primeros años que es clave para permitir la estabilización natural del sistema y decisiva para definir su futuro.

Es un período crítico en el que se debe impedir el paso del ganado para evitar que se alimenten de las especies con capacidad de rebrote y las plantas que puedan instalarse por la llegada de semillas.

Previo a iniciar las tareas de restauración en los bosques, es importante elegir los sectores con mayor probabilidad de supervivencia de las especies a implantar. Por ejemplo, un aspecto a considerar es su posición topográfica.

Otro elemento que juega en contra de una fácil restauración, es el cambio climático. En ésta región, este fenómeno produce una reducción de las precipitaciones y un aumento de la temperatura. Todos factores que dificultarán la instalación y supervivencia de los árboles

El rápido cambio climático, afecta esos bosques provocando situaciones de estrés hídrico más frecuentes e intensas. La situación no es la misma para todas las especies de árboles.

El grupo de ecología forestal del INTA Bariloche trabaja con sistemas de modelización que brindan información para la toma de decisiones estratégicas al momento de planificar la restauración. Se trata de un método que modela los estados y transiciones de la vegetación y permite conocer el impacto del manejo, el pastoreo o los incendios en los sistemas ambientales, sumado a un software que permite tomar decisiones y evaluar sus consecuencias.

Deja un comentario