La Provincia y la Ciudad homenajearon a los payadores

0
92

“Hay un montón de hombres y mujeres que han levantado la bandera de la cultura de la payada aquí en la ciudad de Neuquén”, destacó el gobernador.

Durante un acto conmemorativo por el Día Nacional y Provincial del Payador, que tuvo lugar este viernes al mediodía, se descubrieron un monolito y una placa en homenaje a Juan Quiroga, el primer payador que tuvo la ciudad de Neuquén. Quiroga nació en 1887, en lo que entonces era el Paraje Confluencia y hoy es la Isla 132.

Durante el acto que encabezó el gobernador Omar Gutiérrez a orillas del río Limay también se colocó un cartel alusivo. Participaron el intendente Mariano Gaido; el vicegobernador Marcos Koopmann; la secretaria de Cámara de la Legislatura neuquina, María Eugenia Ferraresso; el secretario del Interior y Gobiernos Locales de la Provincia, Osvaldo Llancafilo; el ministro de las Culturas, Marcelo Colonna; y el secretario de Cultura, Deportes y Actividad Física del municipio, Mauricio Serenelli.

También estuvieron presentes la gestora cultural e investigadora Norma Parada; los payadores Juan Parada Curbelo y Maximiliano Salas; y el presidente de la comisión de fomento de Villa Curí Leuvú, Horacio Vázquez.

“Felicitaciones Mariano por esta iniciativa que han tenido, una demostración más de cómo sentimos la vida, rescatando, valorizando nuestras raíces, por las cuales nuestros pioneros y fundadores han construido paso a paso para que hoy nosotros podamos estar acá”, dijo el gobernador. Y prosiguió: “Gracias también a toda la familia de Juan Quiroga”.

“Este es un lugar emblemático, a muy pocos metros de la confluencia de los ríos Limay y Neuquén, a muy pocos metros de un emblema neuquino, interprovincial, regional. No es cualquier lugar, sino el lugar que se merecen y que se han ganado. Parece que es algo solo del interior, pero hay un montón de hombres y mujeres que han levantado la bandera de la cultura de la payada aquí en la ciudad de Neuquén”, agregó.

Recordó que en su oportunidad “llevamos adelante una fiesta tremenda, donde vino todo el interior, que se sintió homenajeado y reconocido. Y así cada una de nuestras fiestas populares lo es en función de ustedes, porque si no fuese por ustedes no habría fiestas populares. Afianzan nuestra identidad y se van transmitiendo de generación en generación”.

Por su parte, Gaido destacó que se trata de “un acto de reconocimiento a nuestra cultura”, y agregó que “la actividad del payador es un patrimonio cultural intangible que queda registrado en la ciudad con el respeto que tenemos a nuestras tradiciones”.

Gaido anunció que la nueva edición de la Fiesta de la Confluencia “tendrá un día más dedicado al folclore, para hacer honor a la tradición y reconocimiento a nuestra cultura”.

Deja un comentario