Monitoreo en embalses autodeclarados libres de enfermedades de salmónidos

0
31

El estatus sanitario concede a la producción acuícola comercial ventajas competitivas y comparativas en el posicionamiento del mercado internacional.

Durante la última semana de abril se desarrolló la campaña anual de monitoreo de salmónidos en los embalse Alicurá y Piedra del Águila. La condición sanitaria ofrece al sector de la producción acuícola comercial una serie de ventajas competitivas y comparativas, entre ellas un valor diferencial en el posicionamiento del mercado internacional.

“En esta ocasión se tomaron 180 muestras de las cuales, un 50% corresponde a la toma de muestras de 20 peces capturados con red medio mundo de cada piscicultura comercial de engorde de trucha arco iris y el 50% restante se capturan peces silvestres de los embalses y sus afluentes”, explicó la directora de Acuicultura de la Subsecretaría de Producción, Adriana Sevani.

“Las muestras son procesadas y conservadas en nitrógeno líquido y formol para su posterior análisis molecular (PCR) e histopatológico en el laboratorio central de SENASA”, agregó.  Detalló que “por tercer año y dada la incorporación del monitoreo de girodactylus salaris también se tomaron muestras de peces más pequeños tanto de silvestres y cautiverio, conservados en alcohol”.

Esta actividad es coordinada por el SENASA con la participación de otras instituciones regionales, y en esta campaña participaron además el Centro de Ecología Aplicada de Neuquén (CEAN), Guardafaunas de Neuquén, y pescadores.

Desde el 2006 el SENASA implementa un programa de monitoreo sobre las especies de salmónidos silvestres y en cautiverio en la cuenca del río Limay y el embalse Alicurá.

Las enfermedades contempladas en la Resolución N°375/2013 son Necrosis Hematopoyética Epizoótica (EHNV), Necrosis Hematopoyética Infecciosa (IHNV), Septicemia Hemorrágica Viral (VHS), Necrosis Pancreática Infecciosa (IPN), Anemia Infecciosa del Salmón (ISA), Enfermedad Bacteriana Renal (BKD) y Piscirickettsiosis. Además se incorporaron dos nuevas, alfa virus de los salmónidos y Gyrodactylus salaris.

Los muestreos en los ejemplares de cultivo como en los silvestres, han dado resultados negativos a la presencia de las enfermedades antes mencionadas, lo que permitió autodeclarar esta zona de producción como libre de las enfermedades establecidas por la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), como de declaración obligatoria.

Al analizar los estándares de la OIE y de acuerdo con las características geográficas e hídricas inicialmente observadas, se consideró viable tomar la opción de autodeclaración de zona “Históricamente libre” ofrecida entre las alternativas del Código Acuático  (OIE 2017).

Dicha opción, indica que de cumplimentar los requisitos descritos, el embalse de Piedra del Águila podría declararse libre de enfermedad sin necesidad de aplicar oficialmente un programa de vigilancia específica de un agente patógeno.  Tal es así, que desde hace 2 campañas se viene monitoreando el embalse de Piedra del Águila y dado el cumplimiento de los requisitos establecidos en el Código Acuático de la OIE, recientemente se amplió la zona de la Cuenca Alta del Limay y el embalse de Alicurá hasta el embalse de Piedra del Águila, autodeclarados como “libre de enfermedades de los salmónidos”.

Deja un comentario