19 de mayo: Día Mundial de la Donación de Leche Humana

0
55

El Banco de Leche Humana del Neuquén y las personas que donan multiplican las posibilidades de ofrecer el mejor alimento a bebés de la provincia que se encuentran con cuidados neonatales y no pueden alimentarse naturalmente.

El Día Mundial de la Donación de Leche Humana, que se celebra cada 19 de mayo, es una oportunidad para recordar los beneficios de la leche humana como alimento e informar sobre el funcionamiento del Banco de Leche Humana del Neuquén y la red que enlaza a más de 40 puntos en toda la provincia.

Esto hace posible que las personas que están amamantando puedan donar sus excedentes de leche humana para ser pasteurizada y entregada a bebés que se encuentran en terapias neonatales y por diversas razones no pueden alimentarse de manera natural.

“En este día nos pareció muy importante dar a conocer el caso de Catherine, para reconocer en ella a todas las personas que se suman a esta gran cadena solidaria de donar leche humana que exige compromiso, dedicación y amor. Un gesto individual de impacto colectivo que fortalece la salud infantil y el desarrollo de muchas niñas y muchos niños en la provincia”, reconoció la ministra de Salud, Andrea Peve.

A Catherine Mayer, el Banco de Leche Humana del Neuquén le permitió alimentar a su bebé con su propia leche, aún cuando la indicación nutricional detallaba que debía tener una alimentación sin grasas, por razones de salud.

“Balthazar llega el 22 de junio del 2021, en la semana 31 de gestación, por lo que ya nos habían anticipado que iba a estar varias semanas en neo”, recuerda la joven y relata el recorrido que aquellos meses: un problema cardíaco vinculado a la prematurez, tratamiento con medicación y posterior cirugía para remediarlo.

“Para ese momento tenía mucha producción de leche materna, a pesar de que al principio él tomaba muy poquito, porque son 4 mililitros, 8 mililitros, 12 mililitros, siempre me sacaba e íbamos guardando porque a futuro él la iba a necesitar”, explica Catherine y señala: “Seguía con mucha leche y ahí es que me proponen si me interesaría donar leche y comenzamos la gestión con el Banco de Leche Humana”.

Tras explicaciones sobre extracción y conservación de la leche humana y solicitudes de análisis y estudios, Catherine comenzó a donar. La primera vez que donó fueron siete litros de leche humana y su motivación se mantenía con conservadoras repletas de frascos durante muchos meses.

“Con alarmas de noche y alarmas de día siempre me estaba sacando para mantener mi producción, pensando a futuro en Balthazar, porque para mí era recontra importante poder generar ese contacto con él y nunca perdí la fe de que lo iba a poder lograr”, cuenta hoy mientras mira a su hijo sonreír, aplaudir y jugar, al tiempo que aclara que ya está bien de peso y talla.

Mientras el pequeño estaba internado en neonatología, el vínculo con el Banco se realizaba a través de la institución y una vez que dejaron la clínica Catherine se puso en contacto personalmente con el Banco y ellos gestionaron todo. “Me traían las botellitas, me daban el horario en el que iban a pasar a buscar por el domicilio, o sea simplemente era conservarla, sacarla con las especificaciones que ellos me daban, porque te dan todo esterilizado y tenés que tener cuidado, pero te dan hasta el papel para rotular los frascos, así que siempre que pude lo hice”, agrega.

Pero la alimentación de Balthazar iba a tener otra particularidad. Tras la cirugía cardíaca surgieron complicaciones respiratorias y el diagnóstico de quilotorax que requería una alimentación baja en grasas. Catherine, que ya era una mamá donante, se acuerda de ese momento y de esa indicación nutricional como si fuera hoy.

“Era como volver a caer”, indica pero aclara que “de golpe nos llaman del Banco de Leche Humana y nos cuentan que habían gestionado la compra de un instrumento que permitiría desnatar mi leche para Balthazar. En 15 días llegó la máquina y empezaron a hacer todo el proceso y enseguida empezaron a traernos nuestra leche”.

En tiempos que solo la familia transitó, tras largos períodos de ayuno del bebé y su alimentación con leche humana desnatada, era incierto si Catherine iba a lograr amamantar a su bebé, pero tras 40 días de tratamiento, el anhelo se comenzó a cumplir y “fue genial”.

Así fue como la experiencia de Balthazar inició un proceso en la región que permite adecuar la leche humana a necesidades nutricionales específicas, con la calidad requerida y las propiedades inigualables de este alimento natural.

“Uno no sabe lo que necesita hasta que no estás ahí. Uno sabe porque escuchó, porque leyó, porque estudió, lo importante que es la leche materna y todas las protecciones que le brinda al niño desde tan chiquito y al prematuro, que es más indefenso y está en un montón de circunstancias especiales”, dice Catherine y afirma: “A mí siempre me movió la causa, porque si yo no tenía para darle a Balthi y él necesitaba todas esas defensas que yo no le podía dar, hubiese querido también que otra persona lo hiciera por mí y eso fue lo que me motivó”.

Ser donante de leche humana

Cualquier persona que esté amamantando y tenga buenas condiciones de salud puede ser donante de leche humana.

Para ello es necesario ponerse en contacto con el Banco de Leche Humana, o cualquier institución que integre la Red de Leche Humana Neuquén. Se pueden comunicar al WhatsApp +54 9 299-4291453, a la página de Facebook “Banco de Leche Humana Neuquén” o a la página web del Ministerio de Salud de la provincia del Neuquén ingresando al botón del Banco de Leche Humana.

Allí, se les darán las indicaciones e informarán sobre los requisitos, entre los que se encuentra: completar un registro y un consentimiento informado; presentar análisis de laboratorio que será indicado (debe ser renovado periódicamente); no utilizar medicamentos contraindicados para la lactancia materna (consultar en e-lactancia.org para verificar); no consumir bebidas alcohólicas, ni fumar o consumir drogas.

Además, desde la Red de Leche Humana del Neuquén se brinda una capacitación sobre extracción, manipulación y conservación de leche humana y se entrega una guía con toda la información.

La Red de Leche Humana Neuquén posee más de 40 nodos de recolección de leche humana en diferentes puntos de la provincia, los que trabajan de manera independiente y con fuerte base territorial para transportar la leche humana donada al Banco de Leche Humana Neuquén.

Los nodos o Centros Recolectores de Leche Humana se encuentran los alojados dentro de instituciones de salud (Centros de Lactancia Materna), en Centros Comunitarios (Centro Recolector Comunitario), en Jardines Maternales, un cuartel de Bomberos Voluntarios y otras instituciones.

Para celebrar

El Banco de Leche Humana del Neuquén realizará una celebración el viernes 20 de mayo, a las 10, en el CDI Gajitos de Ternura ubicado en Av. Scheiber esquina Martinelli de Plaza Huincul. Habrá clase de yoga, plaza blanda de juegos, música, charlas, Punto Saludable y stand de vacunación.  Además, desde los demás nodos de la Red de Leche Humana del Neuquén realizarán actividades alrededor de esta fecha.

Cualquier persona que esté amamantando y tenga buenas condiciones de salud puede ser donante de leche humana.

Deja un comentario