Intercambio de experiencias entre productoras queseras de Neuquén y de otros puntos del país

0
606

Este miércoles fue la primera de tres jornadas que vivirán mujeres rurales neuquinas en Pigüé. El viernes regresan a Neuquén.

Productoras queseras, que vienen desarrollando sus emprendimientos con el acompañamiento técnico de la Subsecretaría de Producción de la provincia del Neuquén, participan desde este miércoles de un intercambio de experiencias con sus pares de otros puntos del país.

Con esta actividad, la Subsecretaría de Producción busca que puedan intercambiar sus conocimientos y experiencias, con otras Mujeres de la Ruralidad Argentina en Pigüé (productoras de leche, quesos y sus derivados).

La experiencia permitirá incorporar mejoras en la producción, en la elaboración, generar nuevos vínculos y dar a conocer otras formas de aplicar la normativa en quesería de campo y artesanal.

Se trata de una segunda etapa, dando continuidad a la experiencia de intercambio realizada en septiembre de 2022 en la localidad de Huinganco. Además, sumar experiencias a lo que se viene trabajando con cada una de las mujeres a lo largo del año mediante proyectos productivos, asistencia técnica, financiamientos, capacitaciones, ferias y jornada de la mujer rural.

En esta oportunidad, se abordarán aspectos técnicos de la producción láctea, con foco en la inocuidad de los productos y subproductos, marketing y la comercialización del producto, siendo la zona de Pigüé una cuenca lechera con gran desarrollo en los últimos años.

Al iniciar el primer día, la subsecretaria de Producción, Amalia Sapag, deseó “que sea todo disfrutable y aprovechable y que de las similitudes y de las diferencias se puedan potenciar unas con otras”. “Siéntanse merecedoras de esto”, expresó a las asistentes y contó que “también yo aprendo mucho porque en la vorágine del trabajo mi expectativa es que cuando uno se pone en contacto con estas actividades puede ir captando ideas para seguir mejorando nuestro trabajo que es estar al servicio de ustedes. Ojalá podamos seguir nutriéndonos de estos espacios, y llevarnos nuevas ideas no solo desde lo técnico sino desde lo socio-organizativo también”.

Se esperanzó en que las mujeres neuquinas “salgan más potenciadas y empoderadas no solo en la actividad tambera sino también en sus vidas”.

El viaje de las productoras fue posible con la ayuda del Banco provincia del Neuquén, la comuna de Huinganco, Los Guañacos y la Cooperadora Regional Norte de Producción (Acrenop).

Protagonistas

Las productoras queseras son Dora del Carmen Burgos, del paraje Los Chacayes. Produce y vende quesos artesanales desde hace 30 años, y también elabora dulce de leche. Se encuentra en proceso de habilitar una pequeña sala de elaboración.

Juana Cabrera, del paraje Chapúa, productora lechera y hortícola; elabora quesos, dulce de leche y manteca bajo la insignia de “Doña Juana”.

Ana Erminda Ñanco, de Aluminé, trabaja en el emprendimiento “Altos del Aluminé” hace 4 años, en donde se producen distintas variedades de quesos y dulce de leche.

Susana Puel de Villa Pehuenia, Criancera, artesana, e iniciándose en la producción de leche. Es parte de la Comunidad Mapuche Puel y recientemente adquirió una vaca lechera de Leonides Morales, otra productora que se destaca además de por la elaboración de quesos, por su mejora genética en las vacas Jersey.

Justamente ella, Leonides del Carmen Morales es del Paraje Los Carrizos, productora lechera, que vive en la zona rural de Villa del Nahueve. Vive en una pequeña chacra a orillas del rio Nahueve, con este lote de vacas jersey. Cuenta con una pequeña sala de ordeño con máquina de dos bajadas y una sala de elaboración de quesos, lo que le da mayor calidad a su producto.

Lidia Ester Sepúlveda, de Barrancas, se dedica al tejido en telar, vende leche y produce quesos de leche de vaca y chivas.

Érica Luisa Urrutia, también de Barrancas, es productora lechera y ama de casa. Elabora quesos artesanales hace 3 años.

Uverlinda Dinamarca, del paraje Huncal, es productora lechera, artesana y elabora quesos junto a su mamá. Junto a Clorinda, pertenecen a la comunidad Mapuche Millaín Currical.

Clorinda Torres, de Pichaihue, es productora lechera y quesera, artesana, y realiza tinturas naturales, es productora criancera de caprinos.

Haydée Albornoz, de Perquén, Pulmarí, hizo quesos desde chiquita, labor que heredó de sus padres y sus bisabuelos. Además de ordeñar y hacer 4 productos lácteos para el consumo de su familia desde noviembre a marzo, ama hacer huerta, invernaderos, y tiene gallinas para consumo de huevos.

Lucía Castillo, de Los Guañacos, es productora lechera. Se dedica a la elaboración de quesos artesanales hace 5 años y hace 3 que empezó a vender. Produce estacionalmente y cuenta con un pequeño lote de 3 vacas lecheras. Su emprendimiento se llama “Guañacos Abajo”.

Ada Elcira Merino, de Los Guañacos, es productora lechera y vive a orillas del arroyo Guañacos. Su actividad como mujer rural se centra en la horticultura, la lechería, y la elaboración de quesos artesanales que luego vende a sus vecinos y conocidos. Actualmente cuenta con 2 o 3 vacas en ordeñe con intenciones de aumentar su plantel. También tiene animales de granja y producción avícola.

Norma Eva Magnasco, de Los Guañacos, productora lechera que cuenta con un lote de vacas y elabora quesos artesanales. Laura Georgina Magnasco de Los Guañacos, acompaña a mujeres rurales en la elaboración de distintos proyectos.

Johana Judith Morales, de Varvarco, es productora lechera, elabora quesos de vaca.

Glenda Hansson, de Rincón de los Sauces, es productora tambera, vende leche fresca, quesos artesanales, yogur y dulce de leche. Trabaja preservando el bienestar de los animales y la naturaleza. Su emprendimiento se llama “La Soñada”.

Sus pares

En Pigüé, otras productoras queseras nucleadas en la organización “Mujeres Rurales Argentinas” esperaron a las locales.

Liliana Oustry, de “El Balcón del Arroyo” en el sudoeste de la provincia de Buenos Aires, contó que es un tambo, fábrica de quesos y turismo rural. “El lugar nos quedó chico e hicimos una propuesta de sociedad a un grupo de tamberos. Pasaríamos de elaborar 1000 litros diarios de leche a elaborar 12.000 entre 4 tambos, con una proyección de 30.000 litros que es lo que se produce entre los partidos de Saavedra y Tornquist”.

“El año pasado fui a Neuquén con Mujeres Rurales Argentinas en septiembre llevando nuestra experiencia. No sabíamos a lo que íbamos, fue una experiencia maravillosa.

Nos enseñó la importancia de estar en el campo, de sentirse importante como mujer rural, el amor a la montaña, al animal, a la tarea. Toda esa realidad que desde la llanura no decodificábamos; pensar en trashumancia, en pocas vacas”, recodó y se manifestó “feliz de tenerlas hoy acá”.

Virginia, también del mismo grupo, contó que “tiene un tambo familiar. Surgió por una necesidad económica de ordeñar las vacas y vender leche en el pueblo hace aproximadamente 30 años. Estábamos iniciándonos en el emprendimiento de la familia de mi esposo; después se amplió el rodeo de ordeñe, compramos vacas y adquirimos una máquina de dos bajadas”. “Un día una persona paso por la ruta, vio vacas y entró. Cuando vio la forma de trabajo que era agachados, que atábamos las vacas y demás, nos propuso una maquina mejor y hacer una fosa; asique construimos otras instalaciones acordes a esa mejora (un tambo mecánico).

“Nosotros lo pensamos como un proyecto familiar. Nuestros hijos nos ayudan, nos incitan a seguir mejorando sobre todo en tecnología y en emprender cosas que hagan al bienestar de las personas que trabajamos y al de los animales. Nuestro hijo mayor es Veterinario y nos impulsa a mejorar en maquinaria y manejo”, aseguró.

“Tenemos retiradores y comederos automáticos, collares que trabajan a través de la rumia que maneja la parte de reproducción y alimentación lo cual podemos ver desde el celular o la computadora y mejoras en manejo de parcelas y pasturas. Ahora estamos empezando a trabajar en quesería para que nuestra materia prima adquiera más valor”, contó.

Deja un comentario